Galletas de jengibre

Hoy os traigo una receta típicamente navideña del mundo anglosajón: galletas de jengibre. Siempre he tenido muchas ganas de hacerlas porque me encanta su sabor y por fin me he animado. El jengibre les da un sabor muy particular y si no os gusta demasiado podéis variar las medidas y compensarlo con algo más de canela. Pero si os gusta el picante, también podéis añadirle un poco de pimienta cayena.

Aquí os dejo la receta:

– 100 gramos de azúcar moreno, cuanto menos refinado mejor.

– 75 gramos de miel.

– 200 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

– 1 huevo pequeño.

– 400 gramos de harina.

– 1 cucharadita de nuez moscada en polvo.

– 1 cucharadita de jengibre en polvo.

– 2 cucharaditas de canela.

Batimos el azúcar y las especias, añadimos la mantequilla y mezclamos bien hasta que esté cremoso. Añadimos la miel y el huevo y batimos hasta tener una pasta uniforme, añadimos los 400 gramos de harina en dos veces y mezclamos muy bien. Ponemos la masa sobre una superficie enharinada y vamos añadiendo poco a poco la harina que nos pida, cuando no nos pida más amasamos un poco y aplanamos con la mano hasta obtener una altura que sea más o menos el doble de la que queramos para las galletas. Enfriamos una hora en el frigorífico y volvemos a estirar. Cortamos las galletas y las metemos ya cortadas en el frigorífico media hora para que no pierdan la forma al hornearlas. Horneamos unos 10 minutos a 180º. La masa que nos sobra en los recortes la podemos volver a amasar, estirar y reutilizar, siempre que respetemos los tiempos que debe pasar en el frigorífico.

Y las galletas quedan así:

Image

Image

Después podemos decorarlas con glasa. Para preparar la glasa sólo necesitamos una clara de huevo por cada 200 g de azúcar glass. Batimos las claras casi a punto de nieve y vamos incorporando el azúcar glass a cucharadas hasta que cambie la textura de las claras y se vuelva más consistente y brillante. Cuando ya tiene la consistencia deseada, la aplicamos mediante un biberón de cocina.

La glasa se puede teñir y darle el tono que deseamos. Yo aconsejo que lo hagáis con colorante en gel, ya que con muy poca cantidad se consigue el efecto que queremos.

En este caso yo he usado la glasa blanca.

Y éste es el resultado. Os presento mis galletas de jengibre:

Image

Image

¿Os vais a animar a hacerlas? Ya me contaréis cómo os quedan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s