Magdalenas integrales de manzana y canela (sin azúcar)

Pronto empezaremos con la alimentación complementaria del peke, y ya nos estamos planteando cambios en nuestra dieta que la hagan más saludable, a fin de poder compartir las comidas con él. Nos estamos informando y leyendo mucho, y tenemos claro que hay alimentos y condimentos que debemos reducir e incluso eliminar.

Entre ellos están el azúcar y la sal, que el primer año de vida no debe probar. Así que estamos intentando acostumbrar nuestro paladar a nuevos sabores y ya hemos empezado a utilizar nuevas especias y tipos de cocción.

Hoy os traigo una receta de magdalenas sin azúcar ni edulcorantes, sólo endulzada con fruta y que a mi personalmente me ha gustado su sabor. ¡Existe la repostería dulce más allá del azúcar y el fondant!!! Aquí os la dejo:

Ingredientes:
• 2 manzanas (yo he utilizado “golden”)

• 2 huevos

• 2 plátanos maduros

• Medio vaso de aceite de oliva

• 1’5 vasos de harina integral

• Un puñado de pasas

• Media cucharadita de bicarbonato

• Media cucharadita de levadura

• Canela al gusto

Encendemos el horno a 180º y colocamos los papelitos para magdalenas en un molde.

Quitamos el corazón y las pepitas de las manzanas, les añadimos canela y las metemos al microondas hasta que se cuezan. Dejamos enfriar.

Ponemos las pasas remojadas en agua en un recipiente.

image3

image7

En un bol batimos los huevos y los plátanos y añadimos el aceite. Incorporamos las pasas previamente hidratadas. Vamos añadiendo poco a poco la harina, la levadura y el bicarbonato y la mitad de las manzanas cocinadas. Es mejor añadir aquí la piel con algo de pulpa y reservar el resto de pulpa para después. Añadimos también canela al gusto.

image8

Vamos echando la mezcla en los papelitos (a mi me salen 12 magdalenas) y añadimos encima de cada una, 1 cucharadita de la pulpa de manzana que nos sobró.

Horneamos 30-35 minutos o hasta que al pinchar un palillo salga limpio.

image10

Dejamos enfriar y añadimos más canelaaaaaa!!! si queremos… es que a mi me encanta 😀

Y ya tenemos nuestras magdalenas integrales y sin azúcar. Yo me las comí templadas y las que se enfriaron las pasé un poco por el microondas y ñam!! Buenísimas!!

image1 image3

Si las hacéis contadme a ver qué os han parecido.

Besos

Anuncios

Desayuno de San Valentín

¡Hola! Estamos a escasos días para San Valentín y os propongo un desayuno para sorprender a vuestra pareja ese día. O simplemente, para daros un homenaje cualquier otro.

Imagen

Este romántico desayuno está compuesto por:

  • Zumo de naranja recién exprimido
  • Café con leche
  • Fresones
  • Croissants
  • Mermeladas variadas

y…

¡Red Velvet cupcakes!!!!!

Imagen

Ingredientes para 8 cupcakes (receta de Alma’s Cupcake):

  • 150g de harina
  • 60g de mantequilla
  • 150g de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharada grande de cacao sin azúcar (yo he utilizado Cacao puro de Valor)
  • 120ml de buttermilk (si no tenéis, mezclar 120ml de leche con 1/2 cucharada de zumo de limón. Esperais 5 minutos y ya tenéis la leche cortada)
  • 1/4 de cucharadita de colorante en pasta rojo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 1 cucharadita de vinagre blanco

Precalentamos el horno y preparamos el molde de cupcakes con los papelitos. Tamizamos la harina con el cacao y apartamos.
Batimos el azúcar con la mantequilla en un bol y añadimos el huevo y el extracto de vainilla.
A continuación, añadimos la mitad de la harina con el cacao y el buttermilk. Después incorporamos el resto de la harina.
Cuando la mezcla sea homogénea, añadimos el colorante rojo ajustando la cantidad necesaria para lograr la intensidad deseada.
En un vasito, mezclamos el vinagre con el bicarbonato de soda y cuando burbujee lo añadimos a la mezcla.
Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante 20 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Los sacamos del horno y los dejamos enfriar por completo.

Para el icing de queso:

  • 125g queso crema frío tipo Philadelphia.
  • 60g mantequilla a temperatura ambiente.
  • 300g de azúcar glacé.

Batimos la mantequilla con el azúcar en la batidora hasta que blanquee. A continuación incorporamos el queso y batimos unos minutos más. ¡Y Ya tenemos la crema para decorar los cupcakes!

Imagen

¡Deliciosos!!!

Galletas de jengibre

Hoy os traigo una receta típicamente navideña del mundo anglosajón: galletas de jengibre. Siempre he tenido muchas ganas de hacerlas porque me encanta su sabor y por fin me he animado. El jengibre les da un sabor muy particular y si no os gusta demasiado podéis variar las medidas y compensarlo con algo más de canela. Pero si os gusta el picante, también podéis añadirle un poco de pimienta cayena.

Aquí os dejo la receta:

– 100 gramos de azúcar moreno, cuanto menos refinado mejor.

– 75 gramos de miel.

– 200 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

– 1 huevo pequeño.

– 400 gramos de harina.

– 1 cucharadita de nuez moscada en polvo.

– 1 cucharadita de jengibre en polvo.

– 2 cucharaditas de canela.

Batimos el azúcar y las especias, añadimos la mantequilla y mezclamos bien hasta que esté cremoso. Añadimos la miel y el huevo y batimos hasta tener una pasta uniforme, añadimos los 400 gramos de harina en dos veces y mezclamos muy bien. Ponemos la masa sobre una superficie enharinada y vamos añadiendo poco a poco la harina que nos pida, cuando no nos pida más amasamos un poco y aplanamos con la mano hasta obtener una altura que sea más o menos el doble de la que queramos para las galletas. Enfriamos una hora en el frigorífico y volvemos a estirar. Cortamos las galletas y las metemos ya cortadas en el frigorífico media hora para que no pierdan la forma al hornearlas. Horneamos unos 10 minutos a 180º. La masa que nos sobra en los recortes la podemos volver a amasar, estirar y reutilizar, siempre que respetemos los tiempos que debe pasar en el frigorífico.

Y las galletas quedan así:

Image

Image

Después podemos decorarlas con glasa. Para preparar la glasa sólo necesitamos una clara de huevo por cada 200 g de azúcar glass. Batimos las claras casi a punto de nieve y vamos incorporando el azúcar glass a cucharadas hasta que cambie la textura de las claras y se vuelva más consistente y brillante. Cuando ya tiene la consistencia deseada, la aplicamos mediante un biberón de cocina.

La glasa se puede teñir y darle el tono que deseamos. Yo aconsejo que lo hagáis con colorante en gel, ya que con muy poca cantidad se consigue el efecto que queremos.

En este caso yo he usado la glasa blanca.

Y éste es el resultado. Os presento mis galletas de jengibre:

Image

Image

¿Os vais a animar a hacerlas? Ya me contaréis cómo os quedan.

Brunch de otoño

Qué duros son los primeros días de frío y lluvia, ¿verdad? Brrrr, qué pereza da salir a la calle con el paraguas, las botas, mojarte, luchar contra el viento… menos mal que enseguida nos acostumbramos…

Y menos mal que existen los domingos, esos días maravillosos en los que no hay que salir de casa y puedes estar toooodo el día en pijama viajando de la cama al sofá y viceversa. Y puedes ver llover por la ventana mientras estás calentito. Esos días nos debemos mimar y dar caprichos y nada mejor que regalarnos un desayuno casero y riquísimo, digno de reyes (es que ¿no lo somos?!?!).

Nosotros el domingo pasado nos regalamos un magnífico desayuno con fruta, dulces, yogur, cereales y huevos, y hemos decidido que lo vamos a repetir siempre que podamos.

Imagen

Preparamos unos huevos revueltos con pechuga de pavo y queso, y lo servimos en un plato con algunas lonchas de queso camembert, piña, unos trozos de plátano y pan de semillas.

Imagen

En unos vasitos servimos una mezcla de avena, muesli crujiente, pasas y anacardos. Alternamos las capas de cereales y yogurt griego y coronamos con algunos trozos de plátano fresco. Queda delicioso.

Imagen

Además, teníamos palmeritas y croissant recién hechos, y mantequilla y mermeladas variadas.

Imagen

Y todo ello regado con zumo de naranja y café recién hecho.

mmmmmmm… délicieux!!!!

Los postres de nuestra boda (II): Tarta de limón

Imagen

Esta tarta tiene un sabor y una textura deliciosa y refrescante. Después de probar varias recetas de bizcocho de limón, esta es mi preferida. Parece difícil porque es un poco larga, pero no es complicada.

INGREDIENTES
Para el bizcocho:

La ralladura de 3 limones
50 ml. de zumo de limón
160 g. de azúcar
160 g. de mantequilla a temperatura ambiente
4 huevos
280 g. de harina
1/2 cucharadita de levadura tipo Royal
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharada de romero fresco picado
Una pizca de sal
1 yoghurt natural
1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el almibar:
50 ml. de zumo de limón
50 g. de azúcar
1 rama de romero

Para el relleno
120 g.de curd de limón

Para la crema de queso y limón:
125 g. de mantequilla a temperatura ambiente
300 g. de azúcar glas
125 g. de queso cremoso
Ralladura de 1 limón

Imagen

Preparación:
Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos y enharinamos un molde.
Tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. Reservamos. En un bol mezclamos el zumo de limón, el yogurt y la vainilla. En el bol de la batidora ponemos la ralladura de los 3 limones junto con el azúcar y el romero. Se añade la mantequilla y se bate hasta que quede cremosa. Después añadimos los huevos de 1 en 1, sin dejar de batir.

Añadimos la harina y la mezcla de yogurt, batimos bien, vertemos en el molde, alisamos la superficie y horneamos 40-45 min. Dejamos enfriar en el molde 20 min. y después desmoldamos sobre una rejilla.

Para el jarabe, calentamos el zumo, el azúcar y la rama de romero hasta el punto de ebullición, removemos y dejamos enfriar.

Para el curd de limón necesitamos 4 limones, 4 huevos, 150-200 g. de azúcar, 4 cucharadas de maizena y 150 ml. de agua. Rallamos y exprimimos los limones. En un cazo pondremos la ralladura y el zumo, añadimos el agua, el azúcar, los huevos, la maizena y con unas varillas removemos bien hasta que la maizena se haya disuelto. Entonces lo pondremos a fuego lento
removiendo constantemente hasta que espese. Apartar del fuego y si queremos eliminar la ralladura pasamos por un colador. Dejamos enfriar.

Para la crema de queso, batir la mantequilla, el azúcar, la ralladura y el queso hasta que esté cremoso.

Cortamos los bizcochos y los pincelamos con el almíbar. Entre las capas de bizcocho ponemos el curd de limón y cubrimos toda la tarta con la crema de queso. Podemos adornar con ralladura de limón y una ramita de romero.

¡Probadla sin falta!

Imagen

Imagen

Los postres de nuestra boda (I). Cheesecake con mermelada de arándanos.

Uno de los postres que preparamos para nuestra boda fue una cheesecake con arándanos. Es una receta de La Receta de la Felicidad, que utilizo a menudo y me encanta por su sabor y cremosidad, además de ser bastante sencilla de preparar.

Imagen

Ingredientes

Para la base:

  • Un paquete de galletas digestive
  • 90 gr de mantequilla

Para el relleno:

  • 900 gr de queso crema, tipo philadelphia
  • 1 yoghurt griego
  • 250 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • zumo de medio limón
  • 3 cucharadas soperas de harina de repostería
  • una pizca de vainilla
  • Arándanos frescos
  • Mermelada de arándanos

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 º. Cubrimos la base de un molde desmontable de 24 cm con papel de hornear.

Para preparar la base, trituramos las galletas hasta obtener un polvo de galleta fino y lo mezclamos con la mantequilla derretida hasta conseguir la consistencia adecuada (como arena mojada). Distribuimos en el molde presionando bien y metemos en la nevera mientras vamos preparando el relleno de la tarta.

Batimos el queso crema, añadimos el azúcar,  el yogur, la vainilla, el limón y la harina. Añadimos los huevos de uno en uno, sin batir mucho. Yo todo esto lo bato a mano pero se puede hacer con unas varillas. Ponemos la mezcla de queso sobre la base de galletas que tenemos en el molde en la nevera.

Horneamos 10 minutos a 200 º C. Después bajamos la temperatura a 90 º C y horneamos durante 35 o 40 minutos más. Es importante no abrir el horno en ningún momento. Pasado este tiempo, dejamos la tarta de queso en el horno apagado varias horas y una vez a temperatura ambiente la tarta, la llevamos al frigorífico hasta que esté totalmente fría. Yo la preparo de un día para otro y la dejo toda la noche en el frigorífico. Se puede preparar también un par de días antes, se conserva perfectamente y cada vez va cogiendo mejor sabor y textura.

Un par de horas antes de consumir, la sacamos de la nevera y le incorporamos la mermelada de arándanos, y si os gustan, algunos arándanos frescos bien lavados por encima. Si lo preferís, podéis utilizar cualquier otra mermelada que os apetezca.

 Imagen