Magdalenas integrales de manzana y canela (sin azúcar)

Pronto empezaremos con la alimentación complementaria del peke, y ya nos estamos planteando cambios en nuestra dieta que la hagan más saludable, a fin de poder compartir las comidas con él. Nos estamos informando y leyendo mucho, y tenemos claro que hay alimentos y condimentos que debemos reducir e incluso eliminar.

Entre ellos están el azúcar y la sal, que el primer año de vida no debe probar. Así que estamos intentando acostumbrar nuestro paladar a nuevos sabores y ya hemos empezado a utilizar nuevas especias y tipos de cocción.

Hoy os traigo una receta de magdalenas sin azúcar ni edulcorantes, sólo endulzada con fruta y que a mi personalmente me ha gustado su sabor. ¡Existe la repostería dulce más allá del azúcar y el fondant!!! Aquí os la dejo:

Ingredientes:
• 2 manzanas (yo he utilizado “golden”)

• 2 huevos

• 2 plátanos maduros

• Medio vaso de aceite de oliva

• 1’5 vasos de harina integral

• Un puñado de pasas

• Media cucharadita de bicarbonato

• Media cucharadita de levadura

• Canela al gusto

Encendemos el horno a 180º y colocamos los papelitos para magdalenas en un molde.

Quitamos el corazón y las pepitas de las manzanas, les añadimos canela y las metemos al microondas hasta que se cuezan. Dejamos enfriar.

Ponemos las pasas remojadas en agua en un recipiente.

image3

image7

En un bol batimos los huevos y los plátanos y añadimos el aceite. Incorporamos las pasas previamente hidratadas. Vamos añadiendo poco a poco la harina, la levadura y el bicarbonato y la mitad de las manzanas cocinadas. Es mejor añadir aquí la piel con algo de pulpa y reservar el resto de pulpa para después. Añadimos también canela al gusto.

image8

Vamos echando la mezcla en los papelitos (a mi me salen 12 magdalenas) y añadimos encima de cada una, 1 cucharadita de la pulpa de manzana que nos sobró.

Horneamos 30-35 minutos o hasta que al pinchar un palillo salga limpio.

image10

Dejamos enfriar y añadimos más canelaaaaaa!!! si queremos… es que a mi me encanta 😀

Y ya tenemos nuestras magdalenas integrales y sin azúcar. Yo me las comí templadas y las que se enfriaron las pasé un poco por el microondas y ñam!! Buenísimas!!

image1 image3

Si las hacéis contadme a ver qué os han parecido.

Besos

Anuncios

Galletas de jengibre

Hoy os traigo una receta típicamente navideña del mundo anglosajón: galletas de jengibre. Siempre he tenido muchas ganas de hacerlas porque me encanta su sabor y por fin me he animado. El jengibre les da un sabor muy particular y si no os gusta demasiado podéis variar las medidas y compensarlo con algo más de canela. Pero si os gusta el picante, también podéis añadirle un poco de pimienta cayena.

Aquí os dejo la receta:

– 100 gramos de azúcar moreno, cuanto menos refinado mejor.

– 75 gramos de miel.

– 200 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.

– 1 huevo pequeño.

– 400 gramos de harina.

– 1 cucharadita de nuez moscada en polvo.

– 1 cucharadita de jengibre en polvo.

– 2 cucharaditas de canela.

Batimos el azúcar y las especias, añadimos la mantequilla y mezclamos bien hasta que esté cremoso. Añadimos la miel y el huevo y batimos hasta tener una pasta uniforme, añadimos los 400 gramos de harina en dos veces y mezclamos muy bien. Ponemos la masa sobre una superficie enharinada y vamos añadiendo poco a poco la harina que nos pida, cuando no nos pida más amasamos un poco y aplanamos con la mano hasta obtener una altura que sea más o menos el doble de la que queramos para las galletas. Enfriamos una hora en el frigorífico y volvemos a estirar. Cortamos las galletas y las metemos ya cortadas en el frigorífico media hora para que no pierdan la forma al hornearlas. Horneamos unos 10 minutos a 180º. La masa que nos sobra en los recortes la podemos volver a amasar, estirar y reutilizar, siempre que respetemos los tiempos que debe pasar en el frigorífico.

Y las galletas quedan así:

Image

Image

Después podemos decorarlas con glasa. Para preparar la glasa sólo necesitamos una clara de huevo por cada 200 g de azúcar glass. Batimos las claras casi a punto de nieve y vamos incorporando el azúcar glass a cucharadas hasta que cambie la textura de las claras y se vuelva más consistente y brillante. Cuando ya tiene la consistencia deseada, la aplicamos mediante un biberón de cocina.

La glasa se puede teñir y darle el tono que deseamos. Yo aconsejo que lo hagáis con colorante en gel, ya que con muy poca cantidad se consigue el efecto que queremos.

En este caso yo he usado la glasa blanca.

Y éste es el resultado. Os presento mis galletas de jengibre:

Image

Image

¿Os vais a animar a hacerlas? Ya me contaréis cómo os quedan.