Magdalenas integrales de manzana y canela (sin azúcar)

Pronto empezaremos con la alimentación complementaria del peke, y ya nos estamos planteando cambios en nuestra dieta que la hagan más saludable, a fin de poder compartir las comidas con él. Nos estamos informando y leyendo mucho, y tenemos claro que hay alimentos y condimentos que debemos reducir e incluso eliminar.

Entre ellos están el azúcar y la sal, que el primer año de vida no debe probar. Así que estamos intentando acostumbrar nuestro paladar a nuevos sabores y ya hemos empezado a utilizar nuevas especias y tipos de cocción.

Hoy os traigo una receta de magdalenas sin azúcar ni edulcorantes, sólo endulzada con fruta y que a mi personalmente me ha gustado su sabor. ¡Existe la repostería dulce más allá del azúcar y el fondant!!! Aquí os la dejo:

Ingredientes:
• 2 manzanas (yo he utilizado “golden”)

• 2 huevos

• 2 plátanos maduros

• Medio vaso de aceite de oliva

• 1’5 vasos de harina integral

• Un puñado de pasas

• Media cucharadita de bicarbonato

• Media cucharadita de levadura

• Canela al gusto

Encendemos el horno a 180º y colocamos los papelitos para magdalenas en un molde.

Quitamos el corazón y las pepitas de las manzanas, les añadimos canela y las metemos al microondas hasta que se cuezan. Dejamos enfriar.

Ponemos las pasas remojadas en agua en un recipiente.

image3

image7

En un bol batimos los huevos y los plátanos y añadimos el aceite. Incorporamos las pasas previamente hidratadas. Vamos añadiendo poco a poco la harina, la levadura y el bicarbonato y la mitad de las manzanas cocinadas. Es mejor añadir aquí la piel con algo de pulpa y reservar el resto de pulpa para después. Añadimos también canela al gusto.

image8

Vamos echando la mezcla en los papelitos (a mi me salen 12 magdalenas) y añadimos encima de cada una, 1 cucharadita de la pulpa de manzana que nos sobró.

Horneamos 30-35 minutos o hasta que al pinchar un palillo salga limpio.

image10

Dejamos enfriar y añadimos más canelaaaaaa!!! si queremos… es que a mi me encanta 😀

Y ya tenemos nuestras magdalenas integrales y sin azúcar. Yo me las comí templadas y las que se enfriaron las pasé un poco por el microondas y ñam!! Buenísimas!!

image1 image3

Si las hacéis contadme a ver qué os han parecido.

Besos

Anuncios

Los postres de nuestra boda (I). Cheesecake con mermelada de arándanos.

Uno de los postres que preparamos para nuestra boda fue una cheesecake con arándanos. Es una receta de La Receta de la Felicidad, que utilizo a menudo y me encanta por su sabor y cremosidad, además de ser bastante sencilla de preparar.

Imagen

Ingredientes

Para la base:

  • Un paquete de galletas digestive
  • 90 gr de mantequilla

Para el relleno:

  • 900 gr de queso crema, tipo philadelphia
  • 1 yoghurt griego
  • 250 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • zumo de medio limón
  • 3 cucharadas soperas de harina de repostería
  • una pizca de vainilla
  • Arándanos frescos
  • Mermelada de arándanos

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 º. Cubrimos la base de un molde desmontable de 24 cm con papel de hornear.

Para preparar la base, trituramos las galletas hasta obtener un polvo de galleta fino y lo mezclamos con la mantequilla derretida hasta conseguir la consistencia adecuada (como arena mojada). Distribuimos en el molde presionando bien y metemos en la nevera mientras vamos preparando el relleno de la tarta.

Batimos el queso crema, añadimos el azúcar,  el yogur, la vainilla, el limón y la harina. Añadimos los huevos de uno en uno, sin batir mucho. Yo todo esto lo bato a mano pero se puede hacer con unas varillas. Ponemos la mezcla de queso sobre la base de galletas que tenemos en el molde en la nevera.

Horneamos 10 minutos a 200 º C. Después bajamos la temperatura a 90 º C y horneamos durante 35 o 40 minutos más. Es importante no abrir el horno en ningún momento. Pasado este tiempo, dejamos la tarta de queso en el horno apagado varias horas y una vez a temperatura ambiente la tarta, la llevamos al frigorífico hasta que esté totalmente fría. Yo la preparo de un día para otro y la dejo toda la noche en el frigorífico. Se puede preparar también un par de días antes, se conserva perfectamente y cada vez va cogiendo mejor sabor y textura.

Un par de horas antes de consumir, la sacamos de la nevera y le incorporamos la mermelada de arándanos, y si os gustan, algunos arándanos frescos bien lavados por encima. Si lo preferís, podéis utilizar cualquier otra mermelada que os apetezca.

 Imagen